Nuestro don

inteligencias-multiples-circularLeo Messi enamora con el balón, Montserrat Caballé con su canto, Gregori Perelman con los números, como lo hizo Becquer con el verso, John Lennon con su música, Henry Ford con el mundo de la empresa o Steve Jobs con la creatividad pero, ¿os podéis imaginar a Caballé tirando desde la línea de los 6,25, Jobs cantando una aria, Ford subido a unas anillas o Lennon diseñando uno de los modelos de General Motors?

Todas las personas mencionadas, han sido importantes referentes en sus ámbitos de actividad, incluso se habrían desenvuelto con soltura en otras y en otras más, por el contrario, habrían sido auténticos desastres y, ¿son por ello menos válidos, menos inteligentes?; probablemente, algunos contestarán que tirar una pelota a una portería no es inteligencia, o que no es lo mismo componer una tonadilla que escribir una novela pero ahí es donde, a mi juicio, podemos cometer un error garrafal.

Tengo el firme convencimiento de que todos tenemos un don, algo para lo que estamos especialmente dotados, la lástima es que no todos lo llegan a descubrir y se quedan toda una vida pensando que no pasan de la mediocridad, y eso con suerte.

En el mundo de las empresas, nos encontramos con cosas muy parecidas y vemos a personas con vidas tremendamente activas fuera del circuito profesional, desempeñando funciones monótonas y rutinarias, muchas veces por causa de una falta de curiosidad por parte de sus jefes.

Howard Gardner (1983), ya nos enuncia su teoría de las inteligencias múltiples, mediante la cual ha producido una pequeña revolución al sostener que no es solo el CI el que mide la inteligencia, puesto que no es la cognitiva la única de las inteligencias posibles, elevando hasta 8 las tipologías existentes y teniendo en estudio otras dos que posiblemente pasarán a engrosar la lista.

En España, ya hay algunas escuelas que están trabajando bajo esos parámetros, lo cual acredita que obtendremos los frutos, como sociedad, en unos 15 años, con una mayor cantidad de jóvenes que habrán tenido la fortuna de encontrar su don, aquello para lo que están especialmente dotados.

Que Mesi no tenga un CI de 150 es tan importante como que la Caballé no sepa resolver un algoritmo, o que el Doctor Valentín Fuster sea incapaz de correr una maratón en menos de dos horas y media. Cada cual con su talento, posiblemente con más de uno pero, para eso, debemos tener la oportunidad de descubrirlo, y eso es un deber de todos nosotros como sociedad.

¿Indagamos en nuestros talentos o nos conformamos con lo que nos ha sido dado vivir?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Esencia, Límites, Liderazgo, Life Coaching, Nuevo paradigma, Sociedad, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Nuestro don

  1. josepserracots dijo:

    Quizás si no nos manipularan de pequeños, ahora sabríamos cuál es nuestro talento. Nos gusta decir a los demás que es lo que tienen que hacer y no averiguar que es lo que les gustaría hacer.

    Saludos

    • koakura dijo:

      Hola Josep,

      De pequeños, tanto en la escuela como en casa, podemos estar seguros de que lo hicieron lo mejor que supieron, ignorante la mayoría de estos hallazgos recientes. Afortunadamente, hoy podemos empezar a pensar en otras claves y trasladarlas a la sociedad.

      Un abrazo grande y gracias de nuevo por tu aportación. Feliz día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .