El directivo del adios

abatidoUn día me perseguiste con denuedo, sin darte tregua alguna, hoy simplemente me ignoras, y es que tu interés ha mermado en proporción directa al cargo que ocupaba en aquel entonces, aunque es también inversamente proporcional a los aprendizajes que ha habido en este tiempo y que me han enriquecido de un modo que jamás había sospechado.

Fueron tiempos curiosos, tiempos de espejismo y zanahoria, tiempos medidos con la vara del tener, una vara que hoy se antoja trasnochada y obsoleta, tal y como lo eran los objetos que Merlín le mostraba a su aprendiz Arturo, quien los había añorado en su recuerdo pero que, al recuperarlos, se asombraba de tal sensación.

No fuiste solo tu, fueron un montón de personajes como tu aunque, a fuer de ser sincero, también quedaron aquellos para los que importaba más lo que había tras la tarjeta que la propia tarjeta en sí, aquellos que se volcaron y que hicieron que tu ausencia no resultara más que una simple anécdota, y que me permitieron tener una idea aproximada del valor del éxito tal y como hoy lo concibo.

¿Te suena?, es el extracto de una charla con un amigo que había ocupado diversas posiciones de máxima relevancia jerárquica y que, en el momento de su cataclismo, encontró un montón de puertas cerradas, como también encontró un buen número de ventanucos abiertos para él.

Desesperación con los primeros y esperanza con los segundos, ignorantes los primeros de la inmutabilidad del cambio, de cualquier cambio, también el suyo, que los pudiera convertir en el protagonista del traje del emperador.

Hoy, como ocurre casi siempre, su situación se ha normalizado y ha empezado a vivir según unos criterios más ajustados a la persona que quiere ser, en la que predominan unos valores que antaño estuvieron amodorrados cuando no completamente dormidos. Ha vuelto a sus responsabilidades ejecutivas, pero su orden de prioridades ha sufrido importantes modificaciones; lo curioso del caso es que nunca antes le había visto tan presente, tan sereno como ahora, y eso que la posición ocupada, es de mayor relevancia que las anteriores.

¿Tenemos clara nuestra prioridad?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Buscar trabajo, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Esencia, Liderazgo, Life Coaching, Nuevo paradigma, Sociedad, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.