El objetivo común, un éxito de todos

Objetivo común, piña castelleraEstamos hablando de lo que se consideran equipos de alto rendimiento, unos equipos en cuya cúspide aparece este valor, común a todos ellos, capaces de aceptar los sacrificios que algo así pueda implicar.

Esto no es válido en culturas en las que priman los egos o los objetivos personales, para poder llegar a este estadio, hace falta una cultura de generosidad, de participación, de colaboración, muy poco habitual pero, cuando aparece, vemos como los equipos y las organizaciones enteras se transfiguran, transitando hacia un tipo de colectivos en los que suele haber una auténtica comunión entre sus miembros.

Para llegar a este estado de aceptación del sacrificio, encontramos una tipología de líderes más que de directivos, personas que confían en sus semejantes, ya sean sus pares, sus propios líderes o sus colaboradores, aquellos con los que suelen hacer piña buscando ese bien común…de la organización.

Cuando se busca ese bien común colectivo, los objetivos personales pasan a un segundo plano y los beneficios redundan en el bien común, pero ahí no vale más que la visión conjunta y compartida, algo que suele huir cuando aparece el apego a lo personal, a lo propio, cuando se transita por el camino del cortoplacismo, incapaces de afrontar un reto común.

Si los miembros del equipo son capaces de aportar esa generosidad, erradicar miedos ancestrales a perder lo propio y convertirlos en el reto de lo común, podremos observar como todo el entorno cambia y, esa banda callejera, se convierte en una Jam Sesión en la que cada cual sabe que lo principal es la melodía conjunta, por encima del solo de trompeta, por bueno que sea el trompetista, el cual sabe que, su contribución, es conseguir esa armonía, aún y cuando su brillo no sea único si no que se apoye en el brillo del resto de instrumentos.

Todo ello es posible, lo estoy viviendo y me parece una aventura increíble, ¿quieres vivirlo tu también?, empieza por desapegarte de ti mismo y por ser consciente de que formas parte de un todo, cuyo éxito será tu propio éxito.

¿Vienes?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Liderazgo, Valores y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El objetivo común, un éxito de todos

  1. Permíteme un matiz, las organizaciones tambén crecerán. Ojalá lo vean así algún día.

    • koakura dijo:

      Sin lugar a dudas Lídia, si los individuos crecemos, también lo harán las organizaciones, incluida la que nos engloba: la sociedad, y a buen seguro, una buena parte de nosotros nos moveremos para que así sea.

      Un abrazo

  2. Voy, claro que voy!!! Planteas algo que es tan necesario de asimilar como difícil de conseguir. Somos demasiado egoístas, y desgraciadamente se plasma en los objetivos de las organizaciones laborales, que se convierten en metas individuales y una competición absurda entre departamentos y/o compañeros del mismo. Barroquismo, a mi modo de entender.
    Tengamos la valentía, como bien apuntas, a ver un poco más allá de nuestras propias narices. Comparto al 100% tu postura, así que …. vamos !!!

    • koakura dijo:

      Hola Lidia,

      Me encanta lo que leo, ya tenemos a una más en el barco de la colaboración, del trabajo con objetivo común, de la pluralidad y, sobre todo, de la valentía de hacer de lo mío algo nuestro.

      Cuando las organizaciones funcionen así, todos podremos crecer en ellas.

      Un abrazo gordo y feliz fin de semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.