Coaching, mi camino de Santiago

Vieja bibliotecaEntre nosotros los coaches, hay un buen número que pretendemos realizar un viaje que no tiene fin: el viaje de nuestro crecimiento y, para ello, ¿qué mejor que contratar a uno de los compañeros en los que tenemos plena confianza?

Ayer tenía la segunda sesión del proceso que he iniciado hace algunas semanas, con el objetivo de hacer este viaje interior y pensé que sería una buena idea compartir con vosotros lo que el mismo supone para mi pero, más que las historias en sí mismas, las sensaciones, las vivencias, las emociones que se desatan en mi.

Cuando me planteaba iniciar este nuevo proceso (y van unos cuantos), le di unas cuantas vueltas para elegir a mi coach. Conozco a muchos que me merecen respeto y confianza, con algunos de los cuales ya he trabajado, pero esta vez buscaba a alguien que me acompañara en un trecho del camino para el que necesitaba a alguien con unas capacidades y habilidades muy concretas, ni mejores ni peores, simplemente, muy determinadas.

Dos fueron los nombres que aparecieron en mi lista y, a partir de ahí, el resto consistió en hablar con uno de ellos y cerrar nuestra alianza, la que nos permitiría realizar juntos el viaje, un viaje que adivino tortuoso y complejo dado el objetivo, pero también apasionante por los mismos motivos.

Iniciamos la primera sesión y mis sensaciones por la elección del coach se fueron confirmando, mi compañero transitaba conmigo con todo el arrojo, sin pararse en medias tintas, empujando dónde creía que debía hacerlo y dejándome el espacio necesario en los momentos en que esa era la necesidad que percibía.

La tarea intersesión causó una impresión que, en un principio, no había percibido, algo que descubriría a lo largo de esta segunda, en la que apareció con toda su transparencia. Fue algo así como un fogonazo de consciencia, que coincidió con la percepción de que lo que me estaba ocurriendo, no era fruto de la casualidad y sí, por el contrario, de la causalidad, percibir la resistencia a la aceptación de lo que está ocurriendo algo que, en sí mismo, no es bueno ni es malo, simplemente es.

Esta segunda sesión, al igual que la primera, la realizamos al aire libre, con todos los recursos existentes en la naturaleza, algo que también permitió algunos flirteos con la misma.

Si tengo que definir la sensación experimentada tras la sesión de ayer, esta sería consciencia. Debo reconocer que aún estoy usando poco mi hemisferio derecho y la racionalidad está primando, pero estoy convencido de dar el giro, algo fundamental para que la transformación se produzca.

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Emociones, Esencia, Liderazgo, Life Coaching, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Coaching, mi camino de Santiago

  1. Enhorabuena por la decisión que cogiste en buscar un coach que te ayudara, siendo tú un coach.

    Me ha gustado el final “tomar consciencia”. Yo también me inclino en que la consciencia es primordial en todo, y nos da más seguridad en nosotros mismos.

    Saludos

    • koakura dijo:

      Hola Josep,

      Soy consciente de la potencia del coaching, por eso consideré que, para el camino que iba a emprender, podía resultarme muy útil. No podrás cambiar nada que desconozcas, por el simple hecho de que no sabrás reconocerlo.

      Un abrazo y gracias de nuevo por tu aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.