La huella de la emoción

Emoción parto¿Dónde estabas y qué estabas haciendo el 11 de septiembre de 2001 a eso de las 15,00h hora española, y el 11 de marzo poco después de las siete y media de la mañana?.

Es muy posible que puedas responder a estas preguntas sin demasiada complicación. Cómo también lo es que ciertos recuerdos hayan quedado grabados a fuego en tu memoria, sin que llegues a explicarte muy bien porqué sí esos y no otros, o por qué aspectos que quieres grabar en tu memoria se desdibujan y otro en cambio, permanecen indelebles.

¿Recuerdas los memorines?, sí, esos juegos que utilizábamos antaño para aprender algunas cosas que aún hoy, después de un montón de años, aún recordamos.

La explicación es simple y hay que buscarla en la neurociencia. Los recuerdos se fijan de forma más consistente, cuando están ligados a emociones, y lo mismo ocurre con cualquier aspecto que quiera permanecer en nuestra memoria, no solo la cognitiva, si no también la olfativa o la cenestésica. Aquel olor de nuestra niñez, aquella textura…

Las emociones juegan un papel mucho más importante de lo que a priori se puede considerar y, es por ello, que consideramos de alta prioridad trabajarlas en las organizaciones las cuales han sido, tradicionalmente, auténticos frenos para ellas, resultando contraproducente mostrarlas ante nuestros compañeros ya que suponía exponer nuestra vulnerabilidad.

Cuando en la facilitación o en el coaching de equipos llegamos a bajar hasta la emoción, ya no se producen cambios si no transformaciones, es decir, los cambios se tornan hábitos y, por tanto, se fijan en el ADN del equipo, configurando así su nueva personalidad, su nueva identidad como tal, no obstante, llegar hasta esa profundidad, no es tarea fácil, ya que antes hay que romper las barreras que apuntábamos en el párrafo anterior.

En el momento en el que el colectivo se muestra receptivo a trabajar en esta dirección, algo grande está empezando a ocurrir.

¿Seremos capaces de adentrarnos tras esa puerta cerrada o dejaremos eso por explorar continuando como hasta ahora?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Crecimiento personal, Emociones, Equipos, Esencia, Liderazgo, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .