Los santos inocentes en la sociedad actual

los-santos-inocentesDisfruto viendo una auténtica obra maestra del cine español con un elenco de artistas como ha habido pocos en este mundo: Paco Rabal y Alfredo Landa en “Los Santos Inocentes”

Si no fuera porque retrata una España añeja, una España oscura, se diría que es el paralelismo con nuestro presente, con la oligarquía de políticos y banqueros y la mofa de lo que se dio en llamar la clase media y el pueblo llano, hundiendo al que ya estaba hundido y premiando al que, de por sí, se siente dueño del premio por su privilegio de rango.

Dice uno de lo protagonistas “hay que aceptar una jerarquía, unos debajo y otros encima, es ley de vida”, y así han llegado a creerlo unos y otros, o mejor dicho, algunos de cada bando, justo aquellos a los que el miedo y la soberbia han dado en pensar que la vida es tal como ellos la ven, independientemente de cómo es en ella misma.

Esta es la vida que nos retratan, la vida de ganadores y perdedores, sin la consciencia de que nada es permanente salvo el cambio y la transformación, ese tránsito que a todos nos lleva a algún sitio desconocido que nos ha de llegar.

La película tiene un final acorde con la historia y esperemos que ahí, se rompa el paralelismo con nuestro presente, la muerte del señorito, de la clase privilegiada, del oligarca, a manos de un loco que, más que eso, es quizás la sencillez y la justicia poética hecha hombre.

Algo está cambiando, como el cambio se produce en la película, en un principio de forma muy lenta pero cada vez con mayor rapidez, hasta llegar a la muerte, y en nuestras manos está el cómo. Hay demasiadas similitudes con la revolución francesa y con el estallido de la violencia social.

Una pizca de sentido común, un chorro de humildad y unas cucharadas de cordura es lo único que puede evitar el final trágico.

Mi optimismo crónico me hace pensar que saldremos de esta situación reforzados pero, de momento, la consciencia me hace una pregunta, ¿qué haré mañana para impulsar ese cambio social desde la serenidad y la esperanza?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento personal, Límites, Libros y películas, Liderazgo, Nuevo paradigma, Sociedad, Uncategorized, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Los santos inocentes en la sociedad actual

  1. Miguel dijo:

    Creo que el gran problema es la envidia siempre mirando al de al lado sin preocuparnos lo que nosotros somos o valemos en realidad si queremos conseguir mayor posición, riqueza o propiedades es porque conocemos a alguien que lo tiene y deseamos profundamente lo que posee, ¿pero ello nos hace realmente más felices? Es un pensamiento humano siempre queremos más, y por supuesto necesitamos unos mínimos como dijo Maslow, pero, ¿ese más nos hace mejores? Es mejor dedicar tu tiempo a enriquecerte más o a ayudar a los demás. Hace un poco tiempo perdí a un familiar y eso te enseña que la mayor riqueza son las personas, que lástima que nos preocupe tanto lo material y tan poco las personas.

    • koakura dijo:

      Muy buenos días Miguel,

      Me encantan tus reflexiones; es impresionante ver como hemos sido abducidos por la cultura del consumo exacerbado y, la verdad, acabas viendo que eso, lejos de aportarte algo, te va lastrando en el vivir diario. Coincido contigo en que las personas, o la relación con ellas, es unos de los mayores disfrutes que podemos tener, aunque demasiadas veces no nos percatemos de ello hasta que se produce la pérdida pero, todo y así, ¡cuanta suerte que hayan estado en nuestras vidas!

      Un abrazo y gracias por tu contribución. Feliz día

  2. Por mi parte doy ejemplo de mi buena actitud, ayudo a quién lo necesita, soy cordial y educado, respeto a los demás, tomo consciencia de lo que hago y de lo que pasa. Para resumirlo, casi todo lo que no hacen nuestros líderes.

    Saludos

    • koakura dijo:

      Hola Josep,

      Muchas gracias de nuevo por tu aportación, ya no solo a esta post, si no a la sociedad, puesto que la actutud a la que alides es la base de una convivencia.

      Un abrazo y feliz tarde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .