Liderando-me

Liderazgo. VelasSi ponemos liderazgo en Google, aparecen más de 40 millones de entradas, uno de los conceptos sobre los que más literatura se ha generado a lo largo de la historia, fuente de ingresos de profesores, consultores, universidades y escuelas de negocios. Grandes y pequeños gurús, incluso aprendices de brujo se han erigido en dioses del término.

Hay líderes carismáticos, mesiánicos, innatos, autocráticos, desarrolladores, emprendedores… en fin, que los hay de todos los gustos y de todos los colores, desde Sócrates hasta Blanchard, mucho hemos oído y aprendido del liderazgo pero, siempre hay un pero, ¿es posible liderar sin tener previamente un profundo autoliderazgo?, ¿puedo liderar sin saber primero cuáles son mis palancas y cuales mis frenos?.

En las escuelas de negocios nos enseñan técnicas de liderazgo hacia el exterior, pero poca cosa hay referida a ese liderazgo interior que permite encontrar la serenidad desde la que el liderazgo se torna un puro fluir.

Necesito saber qué es lo que detona mis emociones, conocer en profundidad mis emociones y mis estados de ánimo. Hablamos de Góleman (1995) y su inteligencia emocional, pero antes que él, Thorndike (1920) empieza a investigar en torno a la inteligencia social, Gardner (1983) introduce el concepto de las inteligencias múltiples y otros como Ovidio Peñalver (2009), indagan en las emociones colectivas, con lo que empezamos a pensar que no solo en lo cognitivo está el liderazgo.

Entro en una sala y me produce inquietud, estoy en un determinado lugar y mi estado de ánimo se encarama a lo más parecido a la plenitud, con lo que de optimismo se produce… son cosas que ocurren y de las que puedo sacar grandes aprendizajes para mi mismo que me serán útiles para liderar a los demás.

¿Qué es lo que me aterra, qué me enfurece, qué me ilusiona?, todas estas son preguntas que necesitan una respuesta para poder tomar consciencia de mis conductas y poderlas gestionar adecuadamente.

Góleman nos habla, en los dos primeros pilares de la IE, del autoconocimiento y de la gestión de esas emociones, algo que no es habitual en buena parte de nosotros, tras estudiar y trabajar el liderazgo en distintos ámbitos.

Me conviene invertir en mí mismo, en mi conocimiento, por el bien de las personas a las que me sea dado el privilegio de acompañar, pero sobre todo por mi propio bien, ¿estoy dispuesto a liderarme primero para después liderar a otros?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Esencia, Límites, Liderazgo, Life Coaching, Nuevo paradigma, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Liderando-me

  1. El Tercer Milenio tiene múltiples e interesantes cambios, pero simultáneamente muestra también múltiples paradojas camino al 2050.
    Pero como médico gerontólogos estoy participando en el liderazgo del cambio socio-sanitario y la adaptación al cambio constante, donde el talento,la creatividad basada en el conocimiento, es nuestro aporte a la innovación social corresponsable.
    Vivimos en una sociedad en “asimétricas” velocidades pero todas ellas traccionadas por la locomotora del conocimiento, pero si este conocimiento no esta al alcance de las grandes mayorías, estamos creando con nuestro conocimiento-talento, nuevas asimetrías sociales, esta es la paradoja de vivir camino al 2050.

    • koakura dijo:

      Muy buenas tardes Carlos,

      Lo que me sale decirte es ¡largo me lo fiáis! con lo de 2050, aunque estoy completamente de acuerdo con las asimetrías actuales y futuras, no obstante, las futuras podemos cambiarlas, liderando desde el liderazgo interior y luchando por una sociedad más justa y equilibrada.

      Gracias por tu comentario y bienvenido a este espacio que es tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.