Ser

presoDicen los manuales de Psicología del Desarrollo que, en la adolescencia, debemos resolver un dilema que es intrínseco al ser humano, sencillo y complejo a la vez: ¿quién soy?. Con el desarrollo, vamos dejando atrás esa persona, nuestros filtros se van dibujando, conformamos nuestra identidad y nuestra vida se complica en grado sumo, hasta que ese es un concepto que queda diluido en nosotros mismos pero, indefectiblemente, vuelve a aparecer, quizás en la senectud o, si hay suerte, en épocas anteriores de nuestra vida.

¿Por qué tiene tanta importancia ser capaces de responder a esa pregunta, os preguntaréis?. Tal como lo veo, es imposible que podamos tener una vida plena si no somos capaces de, por lo menos, apuntar un inicio de respuesta que nos permita llegar al siguiente estadio: ¿quién quiero ser?.

Los aspectos sociales tienen una gran influencia, de eso no cabe duda, pero nuestro interior, sabio por definición, sabrá acompañarnos hasta conseguir ese nuevo estado, ese quiero ser así.

Empezamos por contestarnos, soy padre, pero eso no es más que un rol exterior; soy maestro, pero eso no es más que una profesión; soy un impulsor, y ahí aparece un rol interior; soy alegre, pero eso es un estado de ánimo; soy analítico, soy caótico, soy organizado, soy…. y resulta que sí, que soy todo eso… y mucho más.

Y ¿qué es ser mucho más que todo eso que forma parte de mí?. La respuesta está en cada uno de nosotros, en nuestro interior, y es quizás uno de los caminos más complejos y más apasionantes que nos será dado recorrer, solo si así lo queremos. Es una especie de camino de Santiago interior, que nos permitirá descubrir nuestras avenidas y también nuestros senderos, las partes más luminosas y también las más oscuras. Conocer es empezar a ser, desconocer es seguir cautivo de la ignorancia.

¿Soy quien quiero ser?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Esencia, Life Coaching, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Ser

  1. para llegar a un determinado punto o destino siempre se necesitó dos puntos de referencia, por un lado de donde se parte, y por otro lado , a donde se quiere llegar ¡¡¡

    Gracias por el post, interesante.

    Rafael
    @rafalgrol
    http://marketingventasparatodos.wordpress.com

  2. josepserracots dijo:

    En mi opinión, muchos de nosotros no nos han formado para preguntar. Recuerdo de jovencito, en la escuela que si preguntabas parecías el tonto de la clase y entonces dejabas de preguntar.

    Así hemos crecido y cuando llegamos a un momento de cambio, es cuando empezamos hacernos preguntas, porque ahora tenemos tiempo para reflexionar, para tomar consciencia de todo lo que ocurre, de lo que hacemos, etc, etc.

    Saludos

    • koakura dijo:

      Hola Josep,

      Así es, no nos han formado para preguntar, pero ahora es nuestra decisión hacerlo o no, crecer o quedar estancados, Ser o vegetar. tu escoges.

      Un abrazo grande y gracias por tu comentario

  3. mns dijo:

    Me ha gustado mucho el post, Jordi. Además creo que, precisamente como el Camino de Santiago, la meta de alguna forma está en el propio camino. El recorrido en sí mismo te enriquece, sin que haga falta esperar a una meta que se perciba como una gran promesa.

    • koakura dijo:

      Tu lo has dicho, tu eres tu propia meta y tu propio camino interior, ahora se trata de descubrir todo eso que hay en ti.

      Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo fuerte y feliz día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .