Unión desunida

juntos-o-separadosNacieron juntas y, de hecho, siempre estuvieron conviviendo. No era nada la una sin la otra, eran capaces de jugar bajo la lluvia, de salir a cantar una canción en la función escolar o de entablar una charla con aquella persona que tanto les impactaba.

En ocasiones, de hecho muchas ocasiones, discrepaban aquí y allá y entonces buscaban una mediación interior que les llegaba sin tardar, siempre, unas veces más acertada que otras pero siempre estaba ahí, analizando en la forma que tan solo ella podía analizar. Esa mediadora, siempre aguda aunque no siempre certera, era la intuición, nacida de su corta o larga experiencia, nacida de su interior más profundo.

En ocasiones una tomaba el mando y la otra, sin más resistencia, dejaba hacer, tal era su simbiosis, su compenetración y su confianza en la otra, una confianza que iba más allá de la comprensión humana.

Con el tiempo, las circunstancias hicieron que una creciera sobre la otra, que tomara el mando acallando siempre las voces, cada vez más tenues, de aquella alma gemela que un día fue y que quizás sería pero que necesitaba para ello el espacio que le permitiera Ser.

La marginada fue confinada a los más recónditos lugares, encarcelada, escondida por su inconveniencia ante la mayoría pero, la otra, cada vez se sentía más sola, más desorientada y más huérfana de su autenticidad que tan solo encontraba en aquella compañía que empezaba a añorar.

Por fin, decidió que, a riesgo de dejar de ser popular y respetada, iría en pos de aquella alma gemela con quien tantos momentos de plenitud había compartido, ora de alegría ora de tristeza, pero siempre en plenitud, coherencia y libertad.

No se si ya habéis identificado a las protagonistas de esta historia porque, aunque se que os resultan familiares e incluso habitan en todos nosotros, demasiadas veces las mantenemos separadas por enormes tabiques que nos impiden Ser, que impiden que podamos cimbrear como lo hacen los edificios ante el seísmo.

Sí, efectivamente, os hablo de la Razón y la Emoción, nacidas juntas y habitando en una misma morada pero en ocasiones condenadas a vivir separadas. De ti y de mi depende que, de nuevo, vuelvan a estar juntas y nos aporten esa plenitud, en demasiados momentos olvidada.

¿Volvemos a unirlas por nuestro bien y el de nuestro entorno?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Esencia, Life Coaching, Nuevo paradigma, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.