El baúl de las ideas perdidas

El baúl de las ideas perdidas¡Que no!, que no me vais a hacer desistir de esa ilusión, de ese sueño, de ese proyecto, por más que consideres que no toca, que no es el momento, que no es políticamente correcto, que….¡me da igual!

Para ir de un punto A a un punto B, hay innumerables caminos, así que si el primero no es el adecuado, al menos habré aprendido eso y ya lo sabré para la próxima ocasión. No voy a conformarme con lo que tu crees que es o no adecuado, esa es tu visión y esa es tu vida, con la que puedes hacer lo que te de la real gana pero, eso sí, con la mía puedo hacer exactamente lo mismo.

El universo está lleno de ideas, está lleno de intenciones, de buenas intenciones incluso, pero está completamente carente del impulso que precisan esas ideas, esos sueños calendarizados que los convierten en objetivos.

Demasiadas veces se camuflan en excusas de mal pagador actitudes temerosas, miedo a enfrentarse con los demonios de cada cual y, hecho eso, ¡no hay mejor defensa que un buen ataque!, algo que antaño hubiera sido válido pero que ya, a estas alturas, me suena excesivamente trasnochado y que me lleva a hacer oídos sordos.

Es bueno oír otras opiniones, considerarles, sopesarlas y, una vez hecho eso, ¡a por aquello que anhelas!, consciente de las repercusiones que tenga, tanto de las buenas como de las malas, si las hubiera.

Un viejo amigo, excelente profesor y mejor persona, me contaba un cuento en el que aparecía el baúl de las ideas perdidas, un baúl en el que quedaron encerrados conocimientos, experiencias, sonrisas, lágrimas y, sobre todo, quedó encerrada la valentía y el coraje de aquellas personas que no fueron capaces de tirarlas adelante.

El baúl siempre lo tuvieron delante, pero siempre encontraron algo más racional, más importante o más adecuado que hacer hasta que un día, cuando la vida tocaba a su fin, pensaron en las realidades que quedaron por construir por un mal concepto de lo correcto o adecuado a las circunstancias o al momento.

No voy a dejar que mi baúl quede lleno, es más, harto ya de lo políticamente correcto, empiezo a actuar con determinación y respeto, pero sin miedos. La vida es demasiado preciosa como para malgastarla en tus juicios.

¿Cuántos sueños quedarán en tu baúl?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Esencia, Liderazgo, Life Coaching, Nuevo paradigma, Sociedad, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El baúl de las ideas perdidas

  1. Julián dijo:

    Sí Jordi,
    Tendrías que haber visto las caras de la gente en mi ex-empresa, cuando les dije que me marchaba para hacer un cambio de vida radical. Y más aun cuando les dije que me iba a dedicar a ayudar a la gente mediante el Coaching…Todos menos uno me decían, que eso qué era, y si tenía salida…Yo les comentaba, que desde mi punto de vista, no había ninguna profesión en el mundo que tuviera salida, si no que son las personas las que dan salida a las profesiones, con su preparación, dedicación y su pasión.
    Solo uno de ellos, justamente con el que menos relación tenía, el último día me vino a dar la mano y me dijo:
    -“Julián, ya quisiera yo poder hacer lo que tú vas a hacer. Tienes unos hu…de oro…mucha suerte…”
    Aun no sé cómo me va a salir esto, lo único que sé, es que me apasionan las personas desde niño, y encontré el camino a los 39 años con trabajo fijo, un sueldo decente y personal a mi cargo.
    Prefiero ganar para vivir con esta profesión que es la que me apasiona, que vivir el resto de mi vida sin aportar nada a la sociedad y por supuesto a mí mismo.
    Un abrazo,
    Julián

    • koakura dijo:

      Hola Julián,

      Bienvenido al mundo de los que decidimos impulsar nuestras ideas y lanzarnos a un vacío que al final descubres que no es tal. Si nos dejamos asustar por personas que no comparten nuestra pasión por aquello que estamos sintiendo como nuestro, tenemos un problema, así que mejor lanzarse y, en todo caso, nunca tener la sensación de preguntarse ¿qué hubiera pasado si hubiera tenido el valor de…?

      Eres muy valiente al tomar esa decisión que, te garantizo, te hará sufrir, pero lo hará dentro de la plenitud de quien se sabe seguidor de sí mismo, como te hará sentir sensaciones que nunca antes habrás sentido, de alegría por el camino emprendido.

      Un abrazo y gracias por compartir tu experiencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .