Barreras que caen en el equipo

Salto en paracaidas. Formacion_estrellaEmpezaba la sesión de Coaching de Equipos, como tantas otras veces, con una jornada completa de trabajo, que nos permitiría profundizar en el conocimiento de lo que aún no sabíamos si era un grupo o un equipo.

Ya habíamos tenido una entrevista con todos los miembros del colectivo por separado, líder del mismo incluido, a fin de contrastar la información que este último nos había proporcionado y que podía estar sesgada por su propia visión.

Inicialmente, como ocurre en la mayoría de los equipos que nunca han participado en una sesión de esta tipología, las caras demuestran estar a la expectativa, recelosos, aunque no exentos de ganas de bajar a las profundidades de lo que se está cociendo en los fogones de su cocina.

Somos conscientes de este hecho, de que no podemos arrancar a la máxima potencia ya que, posiblemente, ganaríamos algunas desconfianzas por el camino, así que preferimos ir con calma, poco a poco, dando el espacio suficiente, tanto a las personas como al propio sistema en sí mismo, iniciando la tarea, definiendo los propios límites de la jornada, el marco de actuación, el objetivo de la misma y su normativa, tanto comportamental como logística.

Conforme vamos avanzando, los miembros empiezan a mostrarse tal como son, catalizado por el hecho de mostrarnos, nosotros también, tal como somos, sin dobleces ni agendas falsas, algo que propicia la actuación del propio líder del equipo, que acepta dejar sus galones en el armario por el bien del conjunto.

No nos limitamos a los aspectos formales o racionales, les pedimos que piensen en grande, que se den permiso a ellos mismos para verse en toda su extensión, con sus grandezas y sus miserias. Les pedimos que exploren el mundo de las emociones, el mundo del hemisferio derecho, venciendo los frenos que años de actuación en contra han ido creando.

Empiezan a aflorar caras de sorpresa en cuanto vencen esas reticencias, sorpresa por haberse atrevido a salir de la zona racional para entrar en el mundo de la percepción holística. Directivos de primer nivel perciben entonces el impacto que sus palabras tienen en sus compañeros, el impacto que genera su comportamiento, su transparencia, su autenticidad.

La jornada llega a su fin, hacemos un círculo para cerrar y podemos percibir respiraciones aceleradas, gratitud y ganas de una mayor exploración, ya sea colectiva como personalmente. Hoy han crecido y nosotros hemos crecido con ellos; hoy algunas barreras que limitaban el crecimiento del equipo han caído, sin estruendo (o quizás si), algo grande ha empezado a cambiar.

¿Conducimos a nuestro equipo a un mayor conocimiento de sí mismo, de los límites que debe romper, de las fortalezas que posee y de las que aún no es consciente?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Límites, Liderazgo, Nuevo paradigma, Sociedad, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Barreras que caen en el equipo

  1. buenos días, a tu pregunta final, sinceramente creo que no, que salvo excepciones, el día a día hace que la gestión del equipo se centre más en temas puros de ventas, estrategias, marketing, objetivos, etc…. y desde luego todo lo que sea trabajar estas áreas relacionadas con la motivación, desarrollo profesional, integración en el equipo, etc… son y serán cada vez más importantes, y más teniendo en cuenta la situación actual del mercado.
    Interesante post.
    hace reflexionar ¡¡ muchas gracias.
    Rafael
    @rafalgrol
    http://marketingventasparatodos.wordpress.com

    • koakura dijo:

      Muy buenos días Rafael,

      En primer lugar, muchas gracias por tus comentarios al post, acertados sin duda alguna y que me hacen irme al cuento del leñador que no tenía tiempo de afilar su hacha hasta que, un buen día, pudo ver como ni tan solo un árbol podía caer bajo su destreza y es que, si no nos paramos a analizar lo importante, por encima del objetivo urgente, es como si no afiláramos nuestra hacha, como si la obsolescencia personal y del equipo, fuera la única solución.

      Desde estas líneas os animo a deteneros en el camino, a trabajar con los equipos en su desarrollo, solo eso permitirá el crecimiento continuado de los mismos… o al menos esa es la percepción y la experiencia que tengo, tras años y años de estar incluido en unos y trabajando con otros.

      Un fuerte abrazo y feliz domingo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .