El equipo y la tortilla de patatas

Supongamos que tenemos los ingredientes para hacer la mejor de las tortillas de patatas, el mejor aceite, los mejores huevos, las mejores patatas (gallegas, está claro), las mejores sartenes, quizás te guste con cebolla o con algún otro condimento y, obviamente, la mayor de las ilusiones por el resultado de la combinación de los ingredientes y de los contenedores que la harán posible.

Supongamos que freímos las patatas y el fuego se apaga sin que nos demos cuenta porque habíamos abandonado la cocina, quizás un corte de luz, si la cocina es eléctrica, o una ráfaga de aire si es de gas. Hemos estado muy atentos mientras se freían pero, desgraciadamente, esa pérdida de atención, echa a perder la fritada ya que han quedado blandas, mal fritas y llenas de aceite en su interior.

Imaginemos ahora que la fritada ha sido excelente, hemos estado atentos y hemos ido tutelando su cocción con el mayor de los cariños. Estamos relamiéndonos ya del resultado que prevemos excelente. Dejamos las patatas escurriendo el aceite sobrante y empezamos a batir los huevos, pero no ponemos el cuidado requerido porque, a la vez que los batimos, recibimos una llamada (como no, más urgente que lo que estamos haciendo) y no vemos que hay trozos de cáscara mezclados con el huevo y, al poner las patatas, quedan enmascarados por estas.

El resultado anterior es que ligamos la tortilla con una apariencia excelente pero, a la hora de comprobar el resultado, nuestra boca se llena de pedazos de cáscara de huevo, arruinando la excelente labor realizada hasta entonces. El problema estaba oculto y las prisas y otras urgencias, no nos permitieron ver el conflicto oculto.

Otros problemas podrían ser pasarnos de cocción con lo cual quedaría seca, o quedarnos cortos, con lo que apenas está ligada.

Y aquí, viene cuando pensáis que en mi desayuno había algo caducado que me ha afectado gravemente mi capacidad racional…pues no, o sí, pero no es este el motivo de vuestra sorpresa.

Pensemos en un equipo, el que sea, un colectivo de personas con sus fortalezas y sus debilidades, con sus miedos, anhelos, ilusiones y angustias. Cuando trabajamos para crearlo, o para fortalecerlo, o para llevarlo a una comunión de intereses, o…. podemos caer en cualquiera de los hechos expuestos a la hora de hacer nuestra tortilla de patatas.

Al equipo debemos cuidarlo, acompañarlo en su cocción, encontrar esas cáscaras de huevo ocultas bajo la capa exterior que tanto daño pueden hacer. Si lo dejamos antes de hora, mal pero, si lo tutelamos en exceso, también mal, así que conviene encontrar ese punto justo de cocción que nos permite saborear el mejor de los manjares de nuestra cocina: el trabajo de un equipo de personas en busca de un objetivo común o, si queréis, la mejor de las tortillas de patatas, donde no hacen falta ingredientes exóticos, pero sí el mayor de los cariños.

¿Me acompañas a ver como anda la cocción de tu tortilla?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Equipos, Esencia, Límites, Liderazgo, Nuevo paradigma, Sociedad, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El equipo y la tortilla de patatas

  1. Fantástica metáfora para líderes y responsables de equipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.