Conóceme en lugar de soñarme

Es posible que te sientas defraudado, ya seas mi pareja, mi amigo, mi jefe, mi compañero, mi amigo, mi… y es que cumplir tus expectativas era, simplemente, una quimera, y no porque esas expectativas no fueran buenas o me hubiera gustado lograrlas, es que simplemente, no eran reales, no se referían a mi y, por tanto, no tenían razón de ser.

Cuantas veces soñamos a las personas con las que estamos en lugar de conocerlas en la máxima profundidad posible, de preguntarles, de ser curiosos con ellas, de indagar, de disfrutar en esa exploración que nos lleva a una comprensión difícil de igualar.

Pero también, cuantas veces dejamos que nos sueñen por no mostrarnos como realmente somos, por no exponer nuestros criterios, por no contrariar a la otra parte o, simplemente, por la pereza de mostrarnos.

Injusto el que nos sueña e injusto el que se deja ser soñado, porque permite la creación de un teatro, de una ópera bufa sin sentido, con poco por ganar y todo por perder; ¿qué es lo que hace que nos resistamos a ser conocidos como realmente somos?, ¿qué es lo que nos lleva a hacer importantes inferencias de las personas con las que nos relacionamos, especialmente con aquellas con las que la relación es intensa en su profundidad temporal?

Desde estas líneas nos emplazo a ser mucho más honestos, más valientes, más transparentes, al menos con aquellas personas con las que queremos trascender en nuestra relación, ya sea personal o profesional.

¿Cuántas veces se ha producido una promoción a un lugar de responsabilidad pensando que la persona lo anhelaba cuando, la realidad, es que le producía urticaria?, ¿Cuántas veces ese amigo no ha cumplido con nuestras expectativas porque, simplemente, no era consciente de ellas, o no tenía los medios para ello, ya fueran afectivos o competenciales?

Por favor, no me sueñes, es injusto contigo y es injusto conmigo; pregunta tanto como quieras, tanto como necesites para saber la persona que soy y no la que querrías que fuera, porque esa solo vive en el mundo de tu imaginación, vedado para mi.

¿indagamos juntos quienes somos?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Buscar trabajo, Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Esencia, Límites, Liderazgo, Life Coaching, Sociedad, Uncategorized, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Conóceme en lugar de soñarme

  1. Pingback: Dejo de soñarte | koakura

  2. Pingback: Gestión de expectativas | koakura

  3. Marta dijo:

    Hola Jordi,
    aquest post és precios per lo encertat i per lo real, qui no s´identifica en qualsevol dels dos papers haver somiat a algú… deixar ser somiat..?? les pors… de petits ens han ensenyat a somiar i no a obrir-nos quan probablement som millors per dintre de lo que els que ens somien es poden imaginar!
    Un plaer llegir-te!

    Marta

    • koakura dijo:

      Molt bon dia Marta,

      Llegir aquest missatge teu es un autèntic regal; moltíssimes gràcies.

      Realment, som molt mes del que ens pensem i això es el que hem d’expressar i no deixar que els altres es facin idees que no son reals i ens somiin com ells voldrian que fossim i no com som realment.

      Un petó ben fort

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .