Nadie sabe nada. Pau García-Milá

Serían poco más o menos las 6 y media de la tarde de ayer, un día gris, un día lluvioso en la tierra y que, como siempre, aparecía con un sol radiante tras las nubes… y también en el marco incomparable de la UAO, en Barcelona, con una compañía que no podía ser mejor, la comunidad española de coaches y un orador que hizo que se eclipsaran las luces de la sala.

Al principio, cuando salió al frente del auditorio un joven con una camiseta y una chaqueta, al más puro estilo juvenil y una deslumbrante sonrisa, pensé que algo bueno iba a oír. Y me equivoqué, porque no fue algo bueno, fueron lecciones de sabiduría de un hombre maduro en el cuerpo de Pau, cargadas de humildad, de la ironía fresca como el agua de lluvia que caía, lecciones de vida de quien está abierto a transmitirlas y a recibirlas.

En el auditorio había un público homogéneo: personas ávidas de vivir experiencias vitales y, en él, una diversidad de procedencias, de edades, de conocimientos, pero de entre toda la homogeneidad, un eje central nos unía: sentirnos cautivados por las palabras de ese joven emprendedor.

Palabras cargadas de mensaje, de un mensaje llegado desde la raíz familiar: nadie sabe nada, que repetía una y otra vez como símbolo de lo efímero de las cosas y de la persistencia del Ser

Me cautivó su frescura, su sabiduría vital, sus experiencias, su sencillez exenta de falsa humildad, su transparencia y la transmisión de unos valores que se ven hoy un tanto mermados: autoestima, tenacidad, optimismo, valor y apertura mental.

Sus palabras y el agua caída eran todo uno: frescura, limpieza y ese olor a mojado, a renovación, a Vida con mayúsculas.

Han sido dos días cargados de mensaje, de aprendizaje y, entre ellos, unas palabras que hago mías: Nadie sabe nada.

Gracias Pau, gracias por ser un abanderado del buen humor y de la humildad.

¿Qué camino tomaremos para construir una sociedad con esos valores?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Buscar trabajo, Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Límites, Nuevo paradigma, Sociedad, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .