Autoestima

No hay más que levantar la mirada en lugar de ir cabizbajos y notaremos entre nuestros congéneres un tono vital bajo, quizás debido al momento convulso que atravesamos, algo que sería lógico, pero hay otros aspectos que, lejos de ser lógicos, resultan preocupantes.

Hablo del estado emocional que percibo en una gran cantidad de personas, sin importar su condición social, económica, género o profesión. Existe una gran carencia de querencia de si mismo algo que, como apuntaba en el párrafo anterior, me causa una profunda tristeza y preocupación porque una sociedad en la que las personas no se quieren a sí mismas, es una sociedad muerta, una sociedad fingida, de plástico.

Personas que, como cualquier otra, tienen maravillosas habilidades y competencias, que no se reconocen en ellas mismas, personas en continua autoevaluación, ya no autoexigentes si no realmente puntillosas, rigurosas hasta la extenuación, sin permitirse ni el más pequeño de los errores que, lejos de tomarlos como tales, los toman como auténticos fracasos.

Personas que cualquiera catalogaría de brillantes, viviendo una auténtica tormenta interior que les impide tener la serenidad necesaria para vivir en paz, personas que se sienten juzgadas a cada paso que dan, no importa los valores que atesoren, ya que siempre se sienten juzgadas.

Pero cuando empiezan a ver su propia luz, ahí es cuando su transformación se hace patente, porque no podemos olvidar que, mientras están sometidas al yugo de la perfección, están encorsetadas, faltas de la fluidez necesaria para poder lucir en todo su esplendor así que, cuando se permiten por fin brillar, podemos ver todo el camino iluminado, el suyo y el nuestro, porque ellas mismas nos ayudan también a brillar en nuestro propia senda.

Hoy te he visto y el brillo en tus ojos me ha mostrado que estabas ya en ese nuevo sendero, en el sendero del quererte, de permitirte fluir como el agua de la libertad de verte en toda tu grandeza.

No fue fácil, tuviste que desmontar muchas de tus creencias, incluso es posible que algunas de ellas vuelvan a aflorar, pero ahora se que sabrás encontrar de nuevo el camino que lleva a tu realidad.

¿Cuándo te vas a permitir mirar a tu espejo interior y quererte como eres, sin sentirte rechazado, ni por ti mismo ni por los otros?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Life Coaching, Nuevo paradigma, Sociedad, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .