Percepciones distintas de una misma realidad

Cada vez me voy dando más cuenta de que la realidad, tal como yo la percibo, solo es percibida por mi o, dicho de otro modo, mi realidad es función de quien yo soy, no de lo que es ella en realidad, algo que la Programación Neurolingüística, define como el mapa y el territorio, haciendo especial hincapié en no confundir el uno con el otro, ya que el primero es una representación del segundo.

Esto podría parecer una veleidad, si no fuera la raíz directa de la mayoría de nuestros conflictos, especialmente en los entornos más competitivos, como puedan ser los profesionales, sean estos cuales sean, algo que queda salpicado por la soberbia y la falta de humildad.

En los equipos de trabajo, vemos como la diferencia de interpretación (Mapa) de la realidad (Territorio), da pie a la generación de fuertes controversias, positivas ellas si carecen de esa soberbia expuesta en el párrafo anterior, y tremendamente nociva si esta campa a sus anchas.

Nosotros somos en función de unos condicionantes, unos genéticos, otros culturales y otros educacionales, por tanto, incluso dos hermanos gemelos percibirán de forma distinta la realidad que viven, ya que la emocional, por ejemplo, puede ser notablemente distinta y, por tanto, aquello que se observa (o se vive), quedará impregnado por esa pátina emocional, recibiendo una lectura determinada, distinta una de otra.

Si tuviéramos la precaución, generosidad y humildad de ser más curiosos, mucho más curiosos, podríamos explorar muchas otras percepciones más allá de las nuestras; ¿por qué digo esto?, porque la mayoría de veces, atacamos directamente a la yugular, sin preguntarnos el porque esta o aquella persona, puede tener percepciones tan notablemente distintas a las nuestras, sin la conciencia de que elementos culturales pueden modificar esa realidad de una forma determinante.

Esa es la riqueza de trabajar en entornos multiculturales, aquellos en los que personas de diferentes culturas, comparten un mismo proyecto al que aportan la riqueza de su visión. Tengamos, por ejemplo, un mismo idioma, el castellano, pero distingamos la diferencia de significados de una misma palabra, que puede dar pie a profundas desavenencias.

Cuando nos mostramos curiosos, esas diferencias afloran; el simple hecho de preguntar ¿qué te molesta del hecho de que haya guardado tu tarjeta?, dará pie a una explicación que enriquecerá mi mapa del territorio.

Pongámonos en la posición del niño pequeño, aquel al que no le da miedo preguntar nada, obtendremos una mayor comprensión de la realidad y un menor número de conflictos.

¿Con qué gafas quieres ver el mundo?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Límites, Life Coaching, Nuevo paradigma, Sociedad y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Percepciones distintas de una misma realidad

  1. Chema Montorio dijo:

    Totalmente de acuerdo.
    Creo que para conseguir un mayor grado de humildad en la sociedad es imprescindible potenciarla desde niños a través de introducir la Educación Emocional en las escuelas y en las familias. Me parece que eso aportaría muchos beneficios a nivel social porque, lo que se aprende de niño, se integra con mucha mayor facilidad y nos podríamos ahorrar muchos conflictos y hábitos poco beneficiosos de mayores.
    El siguiente vídeo del programa “60 minuts” sobre el profesor japonés Toshiro Kanamori me parece muy interesante para ilustrar este pensamiento: http://www.youtube.com/watch?v=so3Mr-OKG60
    Ojalá los coaches pudieran trabajar más en las escuelas, estoy convencido que la tarea de prevención sería mucho más agradable que la de sanación, y tendríamos un mundo mejor.
    Gracias por compartir estos importantes mensajes.

    • koakura dijo:

      Muy buenas noches Chema, gracias de nuevo por tu valiosa aportación, realmente la vida emocional es importante vivirla, como es importante una educación infantil y juvenil, no obstante, debemos ser precavidos y educar a los niños desde los educadores, auténticos expertos, quizás complementados por un Coach, pero sin olvidar que un Coach no es un educador ni un guía si no, simplemente, un acompañante capaz de sacar lo mejor de ti, pero un acompañante al fin.

      Un abrazo fuerte y gracias otra vez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .