Mañana saldrá el sol

Ayer, en el apartado Internacional de la edición digital de El País, aparecía una noticia terrorífica, triste, una muestra de las cotas que están alcanzando las consecuencias de esta economía nuestra.

Hablaban de dos suicidios en Italia, es igual el modo, en cualquier caso, penoso, dejando un impacto importante en las personas que les acompañaban cotidianamente aunque, eso sí, uno de ellos no tenía a nadie que el supiera.

No soy quien para juzgar la acción, pero sí soy quien para reflexionar sobre el hecho, sobre lo que nos puede llevar a tomar esa drástica decisión porque, no olvidemos, aunque digamos que jamás lo haríamos, nunca sabemos lo que somos capaces de hacer si las circunstancias lo propician.

Me ha recordado la película que cada año por Navidad, hacían 2 ó 3 veces: Que bello es vivir, donde el protagonista, James Stewart, es visitado por un ángel para mostrarle el impacto que había tenido en las personas con las que había convivido, desde sus hijos hasta su esposa, pasando por el posadero o la gente del pueblo. Es curioso como a algunas de ellas las olvidamos cuando ellas, nos llevarán por siempre en su memoria, y es que quizás representamos algo importante para sus vidas, a lo posiblemente sin saberlo.

Hemos recibido una vida y tenemos el deber de vivirla, decía José Luis Sampedro en unas recientes declaraciones, y es que no hay mayor muestra de grandeza que esa vida, la de cualquiera de nosotros, de cualquier etnia, de cualquier nacionalidad, religión o creencia.

Podemos perder nuestro trabajo, vernos abocados a la indigencia, y seguiremos teniendo lo más preciado: nuestra vida, nuestra esencia, porque ella habita, no en nuestra casa si no en nuestro interior y forma parte del universo como el universo forma parte de ella en una maravillosa simbiosis.

Permitámonos querernos, por encima de nuestras posesiones, por encima de nuestro statu quo, nuestra posición social o nuestro cargo, porque estamos por encima de todo ello, muy por encima. Hagámonos una simple pregunta, ¿qué ocurre si pierdo eso?, seguiré percibiendo la lluvia caer, seguiré oyendo la carcajada de nuestro hijo, seguiré sintiendo el frío o el calor; seguiré agradeciendo esa muestra de cariño o de amor, quizás de un desconocido.

Sintámonos agradecidos por SER, simplemente ser, porque este nuevo estado de las cosas, nos llevará a una sociedad en la que por fin el Ser estará por encima del tener o del estar. No somos un rol, no somos un cargo, ni tan siquiera una cuenta bancaria, somos más, mucho más que eso.

La Vida es hermosa. Por más que hoy sea un día gris, mañana saldrá el sol, ¿lo veremos juntos?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento personal, Nuevo paradigma, Sociedad, Valores y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mañana saldrá el sol

  1. Paulo dijo:

    Un tip de como darle sentido a la vida:

    Una vez escuche lo siguiente:
    “Hay 3 decisiones que marcan tu vida para siempre: 1) que profesion estudiaras, 2) la mujer/hombre con que te casaras y 3) Cuantos hijos tendras. Las 3 tienes dos cosas en comun: la 1) son decisiones voluntarias, las 2) y mas importante … tienen que ver que entregarse por y para otros.”

    Saludos

    • koakura dijo:

      Muy buenas Paulo,

      Cierto, son decisiones importantes y voluntarias, pero son decisiones que tienen un punto de retorno, al menos las dos primeras. Lo que estudies hoy, te quedará para siempre, pero habrán otros muchos aprendizajes que la vida y las escuelas pondrán ante ti.

      La pareja con la que iniciarás el camino común, puedo no ser aquella con la que acabes tus días.

      Los hijos, esos sí que vienen de ti, aunque no sean tuyos, serás quien los cobijes y quien les prepares para su vuelo en libertad.

      Solo la decisión de quererte a ti mismo para `poder querer a los otros y ser fiel a ti mismo, son decisiones que, a mi entender, nos permitirán llevar una vida plena, independientemente de lo que pueda haber en el exterior.

      Claro que, como siempre, esto no es más que una simple opinión. Un abrazo, Paulo y muchas gracias por tu rica aportación a este post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .