Vuelve a explicarme tu viaje. Crónica de felicidad

Una amiga ha estado en Kenia, para ser más exactos, en un lugar perdido de Kenia, en el que no están las ONG’ al uso si no la misión de la Iglesia Católica. Ella misma me decía que este viaje le había ayudado a reconciliarse con la institución o, al menos, con esta parte de la institución.

Donde estuvo, no hay carreteras, no hay autopistas, no hay tan siquiera aeropuertos si no una pista más o menos uniforme y recta, de tierra, en la que pequeños aviones toman tierra con algunas provisiones y en las que, el personal aeroportuario, se ciñe a dos lugareños con un detector de metales por toda tecnología.

En ese lugar, el responsable de la misión es capaz de coger el teléfono y salir zumbando porque, a tres horas de viaje en camioneta por un camino tortuoso, alguien le dice que le han pegado un tiro.

En ese lugar, se encuentran niños caminando por la noche para llegar a la mañana siguiente a la escuela, lugar donde, además de aprender, tendrán garantizada una comida caliente. Obviamente, esos niños caminan descalzos y sin más luz que la de sus propios corazones.

En ese lugar, las mujeres han de caminar decenas de kilómetros para poder recoger agua de algún pozo con una mínimas garantías de salubridad, que impidan que enfermedades infecciosas se propaguen hoy por hoy como si de un reguero de pólvora se tratara.

En ese lugar, la alegría está presente en la esencia de esas personas que llevan tatuada en el alma la palabra Vida, tanto en los niños como en los adultos, todo y que adulto tenga allí otra acepción de la comúnmente aceptada en occidente, en nuestra tan habitual teoría eurocentrista.

En ese lugar, no hay electricidad, seguramente porque nos les hace falta ya que la luz parte de su interior; tampoco rigen las leyes de la comodidad que tenemos en nuestros industrializados países, tampoco hay videoconsolas, ni teléfonos móviles, ni televisores, ni tonterías por el estilo.

Sí, en ese lugar, la vida sería muy dura para nosotros, la injusticia es, posiblemente, el pan nuestro de cada día y hay dictadorzuelos de medio pelo que campan a sus anchas cual si de dioses de pacotilla se tratara.

Pero he sentido envidia de mi amiga y de las personas a las que ha acompañado en este trozo de su vida, envidia de verdad, envidia sana, envidia de la inmensa felicidad que me transmitía cuando me lo contaba y me daba cuenta de que la felicidad está en el interior de cada uno de nosotros.

Solo una pregunta quedaba en mí, ¿qué necesito para ser feliz?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Límites, Nuevo paradigma, Sociedad, Valores y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vuelve a explicarme tu viaje. Crónica de felicidad

  1. Conciencia en querer ser feliz y valorar lo mucho que tienes respecto a los que tienen mucho menos o nada.

    • koakura dijo:

      Hola Josep,

      Muchas gracias por tu comentario a este post. Me queda una pregunta que es la que realmente me da vueltas en la cabeza: ¿estamos seguros de que somos más felices que los que tienen mucho menos o nada?; me da la sensación de que esas pertenencias no son más que creaciones nuestras que en nada ayudan a esa realización interior, no sé hasta que punto nuestras cultura nos mediatiza hasta extremos insospechados, pero está en nuestras manos, si así lo queremos, cambiar eso.

      Un abrazo y gracias de nuevo por el comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.