Creando con pasión

Notaba que algo entraba en ebullición en nuestro interior, era algo que pugnaba por salir, por eclosionar, con toda la fuerza de las pasiones contenidas, como el geiser que emerge de las entrañas de la tierra a decenas de metros de altura, impulsado por una fuerza oculta y latente.

Pude comprobar como esa pasión era altamente contagiosa, y lo era por muy distintas vías de propagación, aérea, visual, emocional, …. Cualquier canal se tornaba posible para la transmisión de ese virus mutante que impelía a distintas personas a apropiarse de él, porque no tenía dueño ni lo tendría, era, ¡es!, una ilusión compartida, un plato cocinado entre multitud de chefs sin endiosar, que buscan aportar en una medida más que la medida de sus posibilidades, conscientes de su plasticidad y capacidad de crecimiento.

Y ahí es donde realmente empezó a correr el río de la creatividad interconectada, de la interdependencia, de la construcción de un futuro que es nuestro, a partir de un presente que nace hoy y se renueva cada día, sin fronteras ni físicas ni emocionales.

Nadie dijo que no fuera posible, absolutamente nadie y, aunque da un cierto vértigo, estamos sabiendo hacerlo fácil, quizás porque nadie puso la coletilla de que aquello era imposible y, pese a considerar todos y cada uno de los posibles peligros, la fuerza que nos da sabernos juntos, nos permite afrontarlos con la fuerza necesaria para la creación.

Veo paradigmas saltando por los aires ante el talento de un puñado de neodescubridores, ayer navegando en Carabela y hoy haciéndolo por nuestra red de redes, primero de los ejemplos de la posibilidad de la interconexión, de la interdependencia, del compartir, de la generosidad.

Veo, también, nuevos puentes en construcción, puentes hacia la esperanza de que las cosas pueden, realmente, ser diferentes si así lo queremos y nos esforzamos; son puentes de cáñamo, de acero, de titanio, de luz, como en su día, el Gótico de la luz y la fuerza, ganó la partida al Románico. En esos puentes, hay tramos para ti, si quieres pasar por ellos del ayer al hoy y al mañana;

¿nos acompañas en este tránsito hacia una nueva realidad?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Límites, Nuevo paradigma, Sociedad y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.