Cambiando desde el cambio

Me siento en el ojo del huracán, con calma chicha allá donde mire, paredes que se antojan negras por nuestro propio miedo al cambio y, por el contrario y a nuestro alrededor, con tan solo traspasar ese espesor, una vorágine de cambios que nos zarandean arriba y abajo.

Nos sentimos despistados, perdidos, huérfanos de experiencias pasadas que nos ayuden a situarnos en el presente y a encarar el futuro con garantías, y es que no hay experiencias pasadas en esta vida nuestra, que nos puedan ayudar en este escenario, unos dicen que global y otros, los más, asintiendo más por borrachera en los sentidos que por propia convicción.

Intentamos afrontar estos nuevos paradigmas con nuestras viejas creencias, nuestras antiguas ideas, nuestras mágicas (y caducas) soluciones que antes, siempre, nos habían sacado de apuros.

Parece que no seamos conscientes de que poco de lo anterior funciona, salvo el retorno a los valores y, de algún modo, intentamos ver el universo con la convicción de que la tierra es plana y eso, querido amigo, eso ha cambiado. Deberíamos ir hacia pensamientos completamente distintos a los actuales, algo inexplorado, algo valiente.

Se me asemeja al niño de 3 años que explora el universo que tiene a su alrededor, sin filtros mentales de ningún tipo, donde cada experiencia supone un sin fin de preguntas, una miríada de descubrimientos. ¿cómo sería nuestro escenario si fuéramos capaces de mirarlo todo sin miedo, sin prejuicios?, de mirar del revés lo que antes mirábamos del derecho, de deslizarnos en lugar de rodar, de fluir en lugar de dirigir, de debatir en lugar de discutir.

Recuerdo la escena de una película, “Apolo XIII”, donde un grupo de ingenieros es capaz de construir un filtro redondo partiendo de uno cuadrado y de los elementos más cotidianos e inimaginables. Deberíamos de ser capaces de mirar con el oído, de oír con el tacto, de tocar con el paladar, como deberíamos ser capaces de seguir a nuestra intuición sin miedo al error o al fracaso.

¿empezamos a hacer algo distinto, empezamos a cambiar desde el propio cambio en lugar de hacerlo contra él?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Eventos diversos, Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.