Arquitectos de nuestro futuro

Creerme si os digo que he bajado simas muy profundas hasta tocar fondo, hasta sentir que ya no se podía ir más abajo, y ahí supe que no hay montaña, por alta que sea, que no pueda subir, pozo del que salir o circunstancia de la que sacar aprendizaje, por doloroso que este sea.

Hoy nuestros dirigentes, nuestros teóricos servidores, aquella gente a la que pagamos sus salarios, nos están sometiendo al más brutal de los acechos, sin ningún tipo de miramientos o compasión, mientras los causantes de todo este lío, campan a sus anchas, con recompensas millonarias y empresas quebradas que sanearemos nosotros.

Todo esto me lleva al convencimiento de que una era se ha acabado, como terminó el imperio romano, el español o el muro de Berlín. Un nuevo orden se va dibujando.

Otrora pensamos, y aún hay quien permanece en esa creencia, que la acumulación de bienes materiales, de reconocimiento social, era la meta en la vida pero, una vez se alcanzaron esas metas, ¿qué ocurre?, después de tener 5 coches en tu garaje, de pertenecer a los más selectos clubs sociales, de contar en tu haber con propiedades cada vez más grandes y en mayor número, surgía la pregunta, ¿y ahora?.

Cada cual en mayor o menor medida, vamos tomando consciencia de la inutilidad de acumular esas posesiones. Bendita crisis y benditos verdugos mandatarios que nos habéis enseñado, de nuevo, donde está nuestra riqueza.

Surge en estos momentos lo mejor y lo peor de cada cual, pero me quedo con lo mejor, quizás por mi optimismo indestructible. Vemos como reaparecen valores hasta hora anestesiados, la familia, la colaboración, la amistad, la complicidad. Vamos del yo al nosotros, del hedonismo al conocimiento, del miedo a la libertad, del fracaso al aprendizaje.

No debemos temer, no debemos culpar, no tiene ningún sentido, no aporta nada ni nos ayuda a salir; ¿qué es lo que puedo hacer en mi comunidad, en qué puedo yo contribuir, en que puedo ser útil?. Tan solo contestando a estas preguntas podremos encontrar los caminos que nos lleven de nuevo a la senda de la plenitud, dejemos de buscar fuera lo que solo encontraremos dentro y, sobre todo, dejemos de ser víctimas para convertirnos en arquitectos de nuestro futuro.

Hace unos años, nos hicieron un regalo: La Vida, en nuestras manos está lo que queremos hacer con ella.

¿Nos acompañas hacia la entrada de este nuevo mundo, de esta nueva sociedad?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento personal, Nuevo paradigma, Sociedad, Valores y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .