¿Dónde estará tu luz?

Esta foto tiene muchos años, quizás 14 ó 15, pero estoy seguro de que aquella niña aún está en el mundo de sueños que la tenía subyugada. Cayó en mis manos de nuevo hace unos días y no podía dejar de mirarla, ¡son tantas las cosas que se me dan en leer en esa carita ensimismada!!

Se diría que está en el país de Nunca Jamás, o quizás en su sueño, o tal vez en el mío pero, en cualquier caso, está a cientos de kilómetros del lugar en el que está; podría estar en el pasado o en el futuro, imaginando a Campanilla o Peter Pan, o podría ser también que su pensamiento estuviera ocupado por papá y mamá, sus valedores, sus guardianes que la protegen de todo mal.

Leo en sus ojos ensoñación, ilusión y un viaje hacia cualquier lugar al que ella quisiera ir, porque ahí no habían imposibles, aún no habían nacido en ella las limitaciones, podía ser una bailarina, una actriz o, la mejor de las maestras. Podía soñar en dar una vuelta por la luna, jugar al tres en raya con las estrellas o al parchís con los delfines porque en su mundo, todo era posible.

Maduramos, crecemos y cercenamos nuestra imaginación, levantamos barreras, perdemos esa mirada que traspasa el acero, que derrumba paredes; poco a poco nos encadenamos a lo real, a lo plausible y olvidamos las sutilezas de ese País de las Maravillas en el que habita Alicia y la reina de corazones o el hombre de hojalata, hasta que un buen día esa mirada renace, el espejo nos devuelve ese brillo y estamos dispuestos para verlo tras un profundo viaje interior.

¿Qué ha ocurrido para que de nuevo surja esa mirada?, simplemente hemos sido capaces de iniciar ese camino, ese camino interior a nuestra esencia, dejamos el personaje y penetramos en nosotros, volvemos a oír la lengüecilla de trapo, retorna la carcajada contagiosa y volvemos a descubrir la magia de las mareas y a atrevernos con aquello que nunca nos dijeron que era imposible.

Ella decidió hacer ese tránsito a su interior y aún hoy descubre que lo que un día se antojó imposible, ahora ya no lo es y es que, cuando la luz se apaga, aprieta el interruptor de su yo y la luz vuelve a brillar, ¿quieres tu también iniciar un viaje que te permita encender de nuevo tu luz?, nada es imposible si así lo decides, no permitas que otros te suman en la oscuridad de su mediocridad.

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Límites, Valores y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Dónde estará tu luz?

  1. jose cao dijo:

    No dudo que es una forma de ver la vida y que a ciertas personas les resuelve sus problemas o al menos alguno de ellos. Pero tampoco tengo duda aguna que no es ninguna panacea. yo no soy capaz de abstraerme de los problemas cotidianos, unos más graves y otros más livianos, todos ellos con repercusiones en la vida de terceros, intento afrontarlos todos elos con el máximo de optimismo posible, pero desde que tengo uso de razón siempre me han inculcado un sentimiento de responsabilidad y sacrificio y eso lleva consigo preocupaciones etc… es muy dificil después de más de treinta año cambiar eso, hacia un punto el cual a lo mejor dentro de 20 años o menos no resulta tan obvio como nos lo quieren vender, salvo aquellos que viven de él. Y repito no dudo que puede ayudar a mucha gente, en fucnión de su situación, sus necesidades y ambiciones. No olviden la opción de llevar una vida gris y anegada , también es una opción igual de válida, aunque puede que no la mejor.

    • koakura dijo:

      Muy buenas tardes José, ante todo, muchísimas gracias por tu comentario que enriquece, siempre, el post.

      Todas las opciones son válidas, que duda cabe!!, también la vida en tonos grises, ¿por qué no?, pero siempre y cuando seas tu quien la elijas; creo que la responsabilidad y el sacrificio son valores muy importantes que, en demasiadas ocasiones, hemos echado en el saco del olvido y, de hecho, de lo que hablo es de tener la valentía de enfrentarse a uno mismo con coraje y con resposabilidad, sacando lo mejor de uno, con lo que el sacrificio está garantizado.

      El problema es cuando cedemos demasiado espacio a lo queremos que los otros piensen de nosotros, a lo políticamente correcto, a lo lícito a los ojos de los demás, …fíjate que en esos casos, siempre necesitamos de los otros para sentirnos mejor y valorarnos, cuando son nuestras propias obras las que deberían hacernos sentir bien.

      Gracias de nuevo por leer este post y, visto el comentario, gracias por la reflexión que va pareja al mismo. Un abrazo fuerte

      Jordi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .